Trasplante de órganos: un regalo de vida

Un trasplante consiste en trasladar un órgano, tejido o un conjunto de células de un donante a un receptor, o bien de una parte del cuerpo a otra en un mismo paciente.
Existen muchas razones por las cuales un paciente deba someterse a un trasplante; sin embargo, una de las razones más comunes es tratar de reemplazar algún órgano o tejido enfermo o lesionado y sustituirlo por uno sano.

La base legal de los trasplantes en Venezuela está contenida principalmente en la Ley sobre Trasplantes de Órganos. Se justifican los trasplantes por su carácter humanitario ya que son la posibilidad de prolongar la vida de una persona después que se han agotado los medios que aporta la medicina.

Los trasplantes solo se pueden realizar en los centros hospitalarios autorizados por el Ministerio del Poder Popular para la Salud. Tanto el donante como el receptor deben ser informados de los riesgos que corren con la operación. El consentimiento del receptor debe constar por escrito.

El donante del órgano o tejido a trasplantar no necesariamente debe ser una persona con vida. Si persona sufre muerte cerebral, puede donar sus órganos (previo deseo voluntario realizado por la persona o por autorización familiar).

La lista de órganos y tejidos trasplantables incluye: pulmón, corazón, riñón, hígado, páncreas, intestino, estómago, piel, córnea, médula ósea, sangre, hueso, entre otros, siendo el riñón el órgano más comúnmente trasplantado a nivel mundial.

El donante debe ser mayor de edad, tener óptimas condiciones de salud, compatibilidad con el receptor, haber sido informado de los riesgos que corre con la operación, haber expresado su voluntad por escrito ante dos testigos y ante un notario y debe ser comunicado a la Comisión de Profesionales donde se efectuará el trasplante. El acto de donación de órganos se puede revocar hasta el último momento.

Los órganos pueden ser retirados de personas fallecidas cuando conste la voluntad dada en vida por el donante; también cuando existe muerte clínica y no hay voluntad contraria del difunto de donar sus órganos ya que se presume su voluntad de donar sus órganos, voluntad que no se presume en caso de muerte cerebral a menos que se obtenga aceptación de los parientes; y cuando no hay oposición expresa de los parientes. Debe levantarse un acta de autorización para el retiro de órganos.

La Ley sobre Trasplante de Órganos establece como parientes al cónyuge, los ascendientes, la concubina, los descendientes, padres adoptantes, hijos adoptivos, parientes colaterales hasta el 3er grado de consanguinidad, los parientes afines hasta el 2do grado de afinidad, la persona con quien últimamente haya convivido el donante.

En Venezuela, el trasplante de órganos está regulado por la LEY SOBRE DONACIÓN Y TRASPLANTE DE ÓRGANOS, TEJIDOS Y CÉLULAS EN SERES HUMANOS, promulgada en el año 2011 (Dele clic acá para descargarla).

En nuestro país, existen fundaciones como FUNDAVENE, Organización Nacional de Trasplante de Venezuela (ONTV) y FUNDACION PARA EL TRASPLANTE DE MEDULA OSEA (FTMO) quienes trabajan incansablemente para darle oportunidades de vida a quienes lo necesitan. Desde la Asociación Venezolana de Turismo para la Salud les felicitamos por su loable labor, porque quienes regalan vida, reciben bendiciones.

 

Comments:0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *